sábado, 16 de marzo de 2013

Rafa´s United

Esta mañana nos levantamos con The Sun y su cascarrillo diario. Nos sorprendió una riña un tanto peculiar. De esas que pueden llevar a pensar que "son cosas de niños". El entrenador del Chelsea, Rafael Benítez cargaba contra Sir Alex Ferguson ante la prensa. El motivo: Sir Alex no le devolvió el saludo antes de un partido de Premier entre los "Blues" y el United. El escocés vio esta afrenta como un "sin sentido" y se excusó aduciendo que en el momento en que el madrileño se acercó a saludarle, no pudo corresponderle "porque estaba firmando autógrafos".

Ferguson accede al saludo (foto: guardian.co.uk)

No es una historia entre entrenadores al uso... pero sí han ocurrido desmanes de este tipo que han sido motivo, incluso, para hacer una película. O para servir de detonante en una carrera meteórica y triunfal. Hablamos del filme "The Dammned United" y del entrenador Brian Clough, que consiguió dos Copas de Europas al frente del modesto Notthingham Forest.  Años antes, como manager del Derby County, Clough recibía al mítico Leeds United de Don Revie en eliminatoria de la FA Cup. Para Brian, jugar ese partido era cumplir un sueño. Para Revie, una molestia. Un simple gesto, un comportamiento soberbio del veterano Mister, a juicio de Clough, significó el acicate, el empujón, la obsesión y la persecución de una meta. Quizá no fue para tanto... 



Claro está, si Rafa Benítez se ha visto ninguneado, tocado en su orgullo o piensa que el gesto de Sir Alex es soberbio, el madrileño volverá a dar guerra. El Chelsea fue una estación con parada anticipada a final de este curso. La disputa entre ambos se remonta a 2007, cuando Ferguson acusó a Rafa de desprestigiar al Everton antes de un duelo en Liverpool. La personalidad de ambos y su espíritu ganador volverán a dar que hablar ¿Se animará algún productor a llevar este duelo al cine? Los futuros resultados nos darán la respuesta. Mientras tanto, podemos entretenernos con esta película dirigida por Tom Hooper, con Timothy Spall, Colm Meaney y Jim Broadbent en el reparto. Una historia que vale la pena recordar...